Agua cayendo de su cuerpo – Relato erótico

El agua cae sobre nuestros cuerpos. Su desnudez, cubierta del líquido cristalino, es excitante. Nos besamos y me siento duro, con deseos de entrar en ella.

De repente, mientras esto sucede, pienso que nuestros cuerpos, humanos y mortales, están compuestos en gran medida por el agua. El agua es un líquido que nos permite vivir, pero también, en ocasiones, puede ocasionarnos un inmenso placer. Claro, cuando es usado de la forma correcta.

De la misma forma en que sucede con el agua, nuestros cuerpos, humanos y mortales, necesitan del sexo y las pasiones para funcionar. Pero no cualquier sexo. Bien sabemos cómo es una persona que no disfruta al follar: alguien que siempre está de mal humor, que se siente insatisfecho. Yo lo sé, he estado ahí.

Por eso, en vez de arriesgarme a pasar malos ratos (o malos polvos) siempre prefiero que mis encuentros sexuales sean con chicas que en verdad me harán disfrutar. Y en la ciudad de Marbella siempre encuentro las chicas más ardientes para disfrutar del buen sexo.

Las escorts en Marbella, siempre tan hermosas, tan cachondas, tan profesionales en ese arte magnífico de hacer que un hombre sucumba de placer. Las escorts en Marbella siempre saben cómo mantener con una sonrisa de oreja a oreja, luego de hacerme correrme de una forma tan placentera que llega a ser indescriptible.

En la ducha estoy junto con Eva, que me frota mientras me besa, con su boca lujuriosa y su lengua juguetona. Su cuerpo completamente mojado y desnudo, el agua caliente (veces embriagadora) y la sensación en mi entrepierna me vuelven loco.

De a momentos deja de besarme y me mira a los ojos, con una mirada tan lasciva que podría hacer que una estatua de bronce se derritiera. Me siento endurecer cada vez que me mira., cada vez que me habla con esa voz tan suya, tan linda y a la vez tan sucia. Deseo entrar en ella, follarla con todas mis fuerzas, y que ella me reciba con todas sus fuerzas…

Siempre he pensado que el agua es un elemento muy excitante, porque se parece mucho a lo que somos, y porque la sensación de que corra por tu cuerpo, o que caiga directamente en los genital.es, caliente, me pone cachondo. A veces me masturbo en la ducha, pensando que penetro en la boca o en el coño caliente y húmedo de alguna chica. Es por eso que disfruto tanto de las duchas eróticas, porque siento que mis fantasías se hacen realidad.

Un poco mojados aun nos echamos en la cama. Ella me pone el preservativo y se sube sobre mí. Con sus manos, me hace acariciar sus grandes y blancas tetas; blancas como la nieve, y redondas como una naranja. Sube y baja; siento ese coño caliente consumirme por completo. Sube y baja, la toco y me toca. Se mueve como solo ella sabe hacer, y gime solo como ella podría gemir, haciéndome enloquecer aun más.

Pequeñas gotas siguen cayendo de su cuerpo, y sobre la cama mojada, su coño me aprieta cuando me corro. Ella me sigue viendo con esos ojos lujuriosos.

Siempre me lo digo a mi mismo: para mantener una sonrisa de par en par, hay que follar con alguien que te haga disfrutar en verdad; y jamás he disfrutado tanto como disfruto follando con las escorts en Marbella.

, ,
Entrada anterior
Disfrutar comiendo un culo – Relato erótico
Entrada siguiente
Los sueños si se hacen realidad

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies