Relato erótico – Escorts de lujo

Soy un hombre con gustos exigentes, siempre quiero lo mejor. Los mejores autos, las mejores bebidas, las mejores playas. Sé lo que quiero y no temo tomarlo. Si hay que pagar por ello, mi cartera está repleta de billetes. Me regocijo en el lujo y la exclusividad, pero lo que más placer me da es pasar una noche llena de éxtasis junto a una escort de lujo.

escort de lujo

                  Yo, al igual que muchos hombres, tengo esposa e hijos, solo una apariencia. Amo a mi esposa, es una increíble madre pero el amor que siento hacia ella no es romántico sino fraternal. Ambos nos conocíamos desde niños y nuestras familias pensaron que sería lo correcto unir en matrimonio nuestros apellidos, por lo tanto el matrimonio concertado no se hizo esperar. A pesar de quererla como a una amiga, sé que ella no puede satisfacerme por completo, su contextura es muy débil y no es presta a la perversión. En resumen, cuando hablamos de sexo, soy muy depravado para ella. Cuando estoy con mi esposa, debo dedicarme a realizar solo un aburrido coito, en cambio, cuando me encuentro dentro de una habitación junto a una escort de lujo, puedo darle rienda suelta a mis fantasías más oscuras.

                  Y es que a mí no solo me gusta entrar por el orificio que la costumbre tiene por el correcto, a mí me gustan todos los orificios. Me encanta sentir la humedad de una boca y la suavidad de unos labios gruesos y bien delineados chupándome. Me gusta cómo se siente tomar a una hembra por detrás, acariciando su culo mientras lo penetro con todo el gozo del mundo y, como no, me gusta entrar por la puerta mejor conocida, pero solo al final de la velada, por un fetiche mío. Con mi esposa, tengo que limitarme solo a la última puerta, en cambio con las escorts de lujo de Málaga, puedo dedicarme a disfrutar de sus cuerpos esculturales de deliciosa contextura y juventud.

                  Todos los miércoles, sin que nadie sepa, me dirijo a un hotel donde siempre me espera una chica diferente. Podría disfrutar de cualquier etnia, siempre y cuando sean escorts de lujo, pero tengo preferencia por las latinas, hay algo en la manera en que mueven la cadera cuando se encuentran sobre ti. La forma en que bailan mientras están siendo empaladas verdaderamente me lo enloquece.

                  Al llegar al hotel, no tengo que esperar. Siempre la misma habitación pero una chica distinta, que se encuentra ahí al momento de mi llegada, vestida con lencería hot y una copa descorchada de champagne. Esa chica es mía durante las horas que dure nuestro romántico encuentro, por lo tanto puedo dar rienda suelta a mis deseos. Pienso en esto y me excito a tope. Muchos hombres a mi edad necesitarían tomar algo que los ayude a poder cumplir con sus deberes sexuales, pero de solo pensar que puedo gozarme a una escort de lujo tan divina como la que tengo enfrente, mi erección no se hace esperar. Me bebo mi copa y me dirijo a la cama donde ella me desnuda con placer y dedicación, verdaderamente le gusta lo que está haciendo y se nota.

                  Empinado y deseoso, la veo quitarse su lencería hot. Se acerca a mí, me coloca el preservativo con la boca y luego procede a empalarse a sí misma. Su largo cabello negro cae sobre mi cara, sus labios besan mi cuello y su cadera goza en ser penetrada. Es en esos momentos cuando más disfruto y me digo a mi mismo que ni los autos deportivos, las bebidas caras, ni las joyas pueden proporcionarle tanto gusto a un hombre como una escort de lujo. Luego de pensar esto, termino de abandonarme al placer.

Entrada anterior
Chicas en Marbella
Entrada siguiente
Una chica lujuriosa para curar todos los males

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies