Una chica lujuriosa para curar todos los males

Hoy el día pudo haber sido como cualquier otro, pero en vez de eso, tengo un dolor de cabeza de mil demonios. Siempre dicen que cuando se es jefe, se deja de trabajar, pero están equivocados. No tienen ni idea de que, conforme subes escalones, cada vez te toca ocuparte de más responsabilidades porque no solo debes concentrarte en tu trabajo, sino fijarte en que cada eslabón de la cadena cumpla con su función porque si una falla, la cadena se rompe. Las cosas hoy en la oficina fueron algo así como una cadena rompiéndose en varios puntos por la incapacidad de muchos eslabones. La gotera fue detectada a tiempo antes de convertirse en fuga, pero eso me costó mi paz y mi tranquilidad de hoy. Y yo que solo quería tomarme una copa de vino… ahora, para calmar el latir de mis sienes, tendré que tomarme esa copa en compañía de una chica lujuriosa.

sexo con una escort

                  Hay toda clase de remedios para toda clase de personas. Hay quienes prefieren beberse una pastilla que les borra el dolor en unos minutos y luego irse a dormir. Hay quienes prefieren fumar un cigarrillo de los que dan risa y relajarse. Yo soy más del tipo que se beben una copa de vino en soledad pero, cuando el nivel de estrés lo amerita, me doy a mí mismo el regalo de compartir unas horas con una chica lujuriosa. Las mejores siempre las encuentro en Diamond Escorts en Marbella. Pero esta vez estaba en Madrid tuve que buscarla en otro portal de contactos con escorts. Porque nada borra el estrés más rápido que tener a un perfecto espécimen femenino sin ropa y con tu carne dentro mientras sube y baja.

                  Al salir de la oficina, ya he acordado el encuentro previamente. No me gusta dejar las cosas al azar, por eso dirijo, porque hago que todo funcione. Por lo tanto, al llegar, me esperará una ardiente brasileña de carnes magras y cuerpo suave como la seda en la cama de una suite de lujo, con un excelente vino a la temperatura correcta esperando por mí. Conduzco con tranquilidad porque sé que esa chica lujuriosa ya me estará esperando.

                  Al abrir la puerta de la suite de lujo, me encuentro con un espectáculo. Siempre mejor que en la fotografía. Una mujer cuyos atributos podrían valerle la santidad. Clava sus ojos en los míos, sabe lo que debe hacer. Se levanta, me quita el saco y, entre caricias, comienza a desabrochar mi camisa. Me susurra en el oído con un español que aún guarda notas del portugués y eso me excita, como me gustan las brasileñas. Esta chica lujuriosa no pierde tiempo, sabe que necesito calmarme, ya me ha servido una copa de vino que me bebo con deleite mientras engulle mi carne con suavidad.

                  Me traga entero. Se detiene un momento para preguntarme si deseo otra copa, asiento. Me la tomo de un trago. Ella se da cuenta de que la temperatura de mi cuerpo aumenta y que mis mejillas enrojecen, la sangre circula mejor y eso me pone más duro. En este punto, no quiero estar en su boca sino en la puerta a la gloria. La chica lujuriosa me lleva a la cama y me monta como solo una profesional sabría hacerlo. Tanta destreza tiene en el arte de montar un martillo como el mío que me corro en pocos minutos. Me pregunta si deseo otra copa y asiento. Sirve dos. Bebe conmigo, me besa, me acaricia, me lame, me chupa. en este punto el estrés se ha ido, pero aún me queda tiempo con esta chica lujuriosa, esta brasileña con cuerpo de ensueño y como mi martillo lo sabe, vuelve a responder a sus caricias, irguiéndose. La verdad es que a veces tener un día estresante es lo mejor que me puede pasar…

Entrada anterior
Relato erótico – Escorts de lujo
Entrada siguiente
Escort de lujo para pareja de casados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies