Una Escort de lujo para olvidar los problemas

Para Erick, enero había sido un mes terrible, lo habían echado del trabajo y su novia de 8 años lo había dejado, echándolo de casa. Mientras conducía a casa de sus padres pensó en beber una copa en algún bar para calmarse y pensar las cosas, sin embargo, estacionado fuera del local, supo que le vendría bien algo distinto, una mujer hermosa y sensual capaz de hacerle olvidar su mala suerte por una noche.

Buscó en su teléfono alguna escort de lujo que pudiera hacerle compañía por algunas horas y lo hiciera olvidar su corazón roto. Encontró a Perla, quien inmediatamente atrajo su atención. Era hermosa, dulce y con un cuerpo esbelto al que quería besar y lamer.

Para su suerte, ella estaba disponible para esa misma noche por un precio extra, el cual por supuesto aceptó inmediatamente y decidió dirigirse a un buen hotel y alquilar una habitación, donde la esperaría hasta que se hiciera la hora de su llegada.

La habitación era lujosa como solo los hoteles de estrellas pueden ser y Erick estuvo esperando en la cama, mirando la televisión y metido en sus pensamientos hasta que tres golpes en la puerta lo hicieron salir de su cabeza.

Perla había llegado.

Su rostro dulce y sensual le regaló una sonrisa calmada a Erick, quién la miró con la boca totalmente abierta.

                –¿Puedo pasar? —preguntó Perla al ver que Erick no reaccionaba.

                —Claro que si, por favor pasa —fue la respuesta de Erick.

Pidieron champan, fresas y chocolate y se sentaron en la cama a hablar mientras degustaban la bebida. Ella era alegre, segura y tan hermosa que Erick no podía dejar de mirarla totalmente impresionado de que una mujer tan bella estuviera frente a él.

                —¿Quieres tocarme, Erick? —preguntó Perla sentándose cerca de él y tomando su mano.

Con un asentimiento de cabeza por parte de él, Perla tomó su mano y la llevó a su entrepierna. Un toque al centro caliente de ella hizo que Erick jadeara, se sentía totalmente lista para cualquier cosa que ocurriera a continuación.

Él la beso y le sacó el vestido, besando sus pezones duros y rosados, haciéndola gemir agudamente. Perla le empujo suavemente para que se acostara en la cama y le sacó la ropa con una sonrisa.

                —¿Alguna vez te han puesto un preservativo con la boca? —preguntó Perla sacando un condón de su bolso y abriendo el empaque.

Erick negó con la cabeza, a lo que Perla respondió con una sonrisa traviesa antes de poner el condón entre sus labios e inclinarse sobre la polla caliente y dura que la esperaba. Con un movimiento elegante y profundo, la boca tragó completamente el miembro erecto y al retirarse el condón estaba puesto correctamente.

Él jadeó de nuevo, sin palabras, y Perla aprovechó la oportunidad para subirse a las caderas y hacer que toda aquella longitud entrara en ella profundamente. Desde su cómoda posición, Erick solo pudo concentrarse en admirar el movimiento hipnótico de aquellos pechos rebotando, mientras sentía que el sexo húmedo de ella lo chupaba completamente, llevándolo a un orgasmo potente que lo secaría completamente. El sudor mojó la piel de ambos y luego de un par de minutos, Erick se corrió con tanta fuerza que creyó ver estrellas, Perla se detuvo jadeante, mordiéndose los labios y mirándolo con gusto.

El teléfono de Erick sonó y la voz de su padre le pidió que llegara a casa pronto, suspirando Erick comenzó a vestirse y mientras se abotonaba la camisa, miró a su hermosa escort de lujo calzarse los tacones, sabiendo que, de todas las formas de gastar su dinero, aquella había sido la mejor de todas.

fin

Entrada anterior
Una mujer lujuriosa
Entrada siguiente
Fijación oral

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies