Una Pareja Liberal En Malaga

Hola, somos clientes de diamond-escorts, somos una pareja, que tuvimos una muy buena experiencia,con una de vuestras chicas escort. Estamos encantados de contaros nuestra experiencia, para que pueda servir a otras parejas, para que se animen a dar rienda suelta, a sus fantasías eróticas.

Nosotros somos una pareja de mediana edad, muy bien cuidados, casados desde hace 10 años, sin hijos. Llevamos una vida muy distendida
ya tenemos nuestras vidas organizadas más o menos, esto por un lado está muy bien, pero por otro, esto nos genera una monotonía en nuestra relación. La rutina diaria de nuestros trabajos, el día a día, no deja tiempo casi para el erotismo y la pasión. Cuando empezamos nuestra relación los dos éramos muy pasionales y morbosos, nos encantaba que nos vieran haciendo el amor, íbamos a playas nudistas, lo hacíamos en sitios donde estuviera el riesgo de que nos pillaran, teníamos muchas fantasías eróticas .La que más nos excitaba a los dos, era la de hacer un trio con una mujer, nos excitaba por igual. A el le volvía loco verme con otra mujer, tener dos mujeres solo para él le ponía a mil, yo se lo murmuraba al oído, cuando lo hacíamos y solo mencionárselo se corría. A mi también me encantaba la idea de verlo disfrutar y yo poder besar y acariciar a otra mujer, siempre tuve mucha curiosidad por saber cómo besa una mujer, poder tocar sus pechos, probar como sabe su sexo… Pero nunca tuve el valor ni la oportunidad de hacerlo.

Fantaseamos muchísimas veces mientras lo hacíamos, con mujeres diferentes,con amigas, con famosas..jajajaja…Si con famosas también, las fantasías no conocen límites. El caso que siempre estuvo en nuestra mente, pero nunca entre nuestros planes hacer algo así. Vivíamos en un bonito atico en el centro de la ciudad, teníamos unas vistas espectaculares, éramos la envidia de todos los vecinos de nuestra calle. Nos gustaba cenar fuera los sábados, la gente gastaba dinero en restaurantes, para sentarse todos juntos y pegados como en un colegio, mientras nosotros disfrutamos de una maravillosa terraza. Siempre pedíamos comida a los restaurantes gourmet de la ciudad, nos encanta la comida internacional y el buen vino.

EL GRAN PLAN…

Estábamos a principios de verano, faltaba muy poco para que nos dieran las vacaciones en el trabajo, además coincide con el cumpleaños de mi marido. Todos los años hacíamos lo mismo, cenita, vino y un buen regalo. Pero esta vez quería hacer algo diferente, algo que realmente le sorprendiera, ya tenía de todo, no sabia que regalarle. Entonces hablando con una buena amiga, le comente que queria algo especial para mi marido, pero que no sabía que. Ella se rió y se puso la mano en la cara…Te vas a quedar de piedra… Me dijo…¿A que no sabes lo que le prepare yo a mi marido este año? lo volví loco… Comento mientras sonreía. Yo no podía imaginar que le podía haber preparado mi amiga… Vamos cuéntamelo, le dije… Ella me confeso que ellos eran una pareja liberal o swingers , que de vez en cuando les gustaba introducir a un tercero, que lo llevaban muy bien así, compartían fantasías y las disfrutaban juntos. Entonces, me contó cómo le organizó a su marido, su gran plan. Me encanto la idea, no sabía cómo, pero ese plan era perfecto para nosotros. Mi amiga me hizo unas recomendaciones, de cómo organizarlo, ella me comentó que habían invitado a una preciosa chica escort de una agencia de lujo, para estar segura de que todo fuera perfecto. Le pedí el contacto de la agencia y me puse a ello, el gran plan había comenzado.

LA CENA EROTICA

Todos los preparativos para la cena estaban listos, había comprado un vino excelente, pedí la comida al mejor restaurante de la ciudad, postres , champagne, todo estaba preparado. Solo me faltaba organizar lo de la chica escort…Eso era lo que más nerviosa me tenía..solo de pensarlo me excitaba. Entonces me invadió la duda…¿seria capaz al final de hacer algo así?…¿Como se lo tomaría mi marido?.Por parte de él me podía imaginar su cara… Pero de seguro le iba a encantar la sorpresa…Pero yo, no se… ¿Me pondría demasiado nerviosa ?. Entonces se me ocurrio, que podia hacer lo siguiente. Podía llamar a la chica con bastante antelacion, asi podria conocerla un poco, antes de que viniera mi marido. De este modo me sentiria mas tranquila conociendola antes,seguro que ella me podria sugerirme como darle una buena sorpresa aquella noche.
Me decidí por fin, cogí mi ordenador y me puse a ver las mujeres que ofrecía la agencia, diamond-escorts, que me había recomendado mi amiga, madre mia que dificil, todas eran preciosas. Busque aquellas que dieran servicio a parejas, así, tras una difícil decisión, conseguí elegir a una. Era una belleza exótica, tenía un cuerpo precioso y una mirada cautivadora, además en su ficha personal, decía que era bisexual y eso me ponía muy caliente…tanto que, al final me termine tocando, mientras la elegía a ella. LLame y reserve toda la noche con ella, pero les dije, que mandaran a la chica escort una hora antes, para conocerla.

Todo estaba listo la cena, las velas, el vino…Solo faltaba la chica..De repente Suena el timbre, yo estaba vistiendome todavía,mi marido no había llegado aún. Fui corriendo abrir la puerta ,tenía que ser ella, abrí y allí estaba…Una diosa.. una preciosidad de mujer, toda ella era un espectáculo. Era alta, rubia, elegante, con unos labios carnosos, pintados de un rojo brillante muy sensual. LLevaba un vestido precioso, hecho de monedas de oro que dejaban ver su piel, sus pechos turgentes y naturales se entreveran por los huecos de su vestido, unas piernas infinitas, estilizadas y unos zapatos de tacón, dorados también. La hice pasar, me presenté, me dio dos besos…Ella olía muy dulce…me excitaba muchísimo. Toda aquella situación. Ella con mucha naturalidad, me pregunto que cual era el plan, para aquella noche, yo le explique que la idea era sorprender a mi marido, pero que era nuestra primera experiencia y estaba muy nerviosa. Ella me preguntó que si la sorpresa era solo para él, o si yo también participaria… como habían elegido a una chica bisexual…Entonces le conté que siempre había sido nuestra fantasía, pero que nunca había besado ni tocado a una mujer.

LA CHICA ESCORT FUE UN ÉXITO…

Ella me miró con picardía y con un suave movimiento de su mano dejó caer un tirante de su vestido, se acercó hasta mí, dejó de caer el otro y su vestido de monedas cayó al suelo, dejando ver su precioso cuerpo desnudo.Pasó su mano por mi nuca y un suave pero enérgico movimiento, me beso. Sentí sus carnosos labios, su lengua jugueteaba con la mía, me excitaba muchísimo, nunca podía haber imaginado esa sensación, era como comer la fruta prohibida, una sensación que me llegaba directamente hasta mi sexo, como si estuvieran conectados. No lo pude evitar… mientras la besabaTocaba sus pechosduros, tersos ,suaves…se los apretaba con suavidad, apenas me cabían
en las manos. Yo todavía estaba a medio vestir, ella aprovechó que tenía mi vestido desabrochado y me lo termino de quitar,mientras me besaba, metia su mano entre mis bragas y me tocaba con sus dedos largos y suaves. Tenía una maestría para tocarme que creo que tarde apenas unos minutos en tener un orgasmo delicioso allí de pie.
Sonó el timbre del portal, nos vestimos rapido, ese sería mi marido seguro. Ella me dijo que lo dejara todo en su mano, que solo le dijera a mi marido que era una amiga, que su marido la había dejado y no podía dejarla sola.

LLegó el momento esperado, sonó el timbre y fui a recibir a mi marido a la puerta, le recibi con un vestido super sexy, a el le encanto, lo vi en su mirada. Pero rápido y en voz baja le comente lo de mi amiga y su marido,lo sola que se sentía y que no podía dejarla sola…El no puso muy buena cara…no le gustaba la idea de tener invitadas esa noche…Pero cuando entro al salon y vio a esa diosa..con ese vestido dorado… Se le cambió la cara. Le presente a la chica escort, a el le encanto, no dejaba de mirarla… Nos sentamos a la mesa y comenzamos a cenar.La cena iba muy bien entre risas y copas de vino la chica me tocaba por debajo de la mesa…Metia su mano entre mis piernas y me metia sus dedos suavemente, yo no podía ni disimular estaba tan excitada.
Con sus hábiles dedos me hacía llegar al clímax con mucha facilidad, Mi marido me miraba extrañado, pero el tambien tenia una cara un poco rara. Entonces muy disimulada tire la servilleta al suelo para mirar bajo la mesa. Ella tenía la otra mano el el pene de mi marido, lo estaba masturbando mientras hablábamos los tres. Aquello me dio la entrada perfecta para mi sorpresa.

EL GRAN POSTRE …FRESAS CON NATA…

La cena transcurría entre calenturas y tocamientos, la verdad comimos poco… Yo no podía más, estaba tan excitada, que solo esperaba el momento de poder tocarla, besarla, comermela entera… Mi marido estaba igual que yo… Lo veía en su cara. Entonces ella se levantó de la mesa, me sugirió ir a la cocina por el postre, me levanté con ella y fuimos a la cocina. Ella me preguntó que había preparado de postre,le comente que había fresas con nata, que era el postre preferido de mi marido.
Ella cogió la fuente con las fresas, el bote de nata y me dijo que fuéramos a la mesa, yo no sabía cómo las iba a servir, pues no llevaba copas ni nada donde ponerlas. LLegó a la mesa y rápidamente quitó todos los platos y las copas que había encima, se subió a la mesa ayudándose con una silla y una vez subida dejó caer su vestido, dejando ver su cuerpo totalmente desnudo. Se tumbó sobre la mesa, parecía la maja desnuda, con mucha elegancia cogió una fresa, abriendo las piernas frente a la cara de mi marido, empezó a acariciar su sexo con la fresa. Mi marido se derretía… Sus ojos brillantes no dejaban de mirar, como la chica se iba introduciendo poco a poco, la fresa en el interior de su sexo. Una vez se metió la fresa entera…Le dijo a mi marido que se la tenía que comer… Pero solo podría sacarla de hay con la lengua, el no dudo ni un instante y comenzó a devorar a la chica y su fresa…Mientras mi marido tomaba su postre …Ella se puso nata en sus pechos dibujando un círculo alrededor de sus duros pezones…Me invitó a comer de su cuerpo…Yo saboreaba la dulce nata mientras chupaba sus pezones, nuestro postre gemía de placer y nosotros encantados de comerla..

De la mesa, pasamos a la cama, ya estábamos los tres bastante encendidos, nos besamos, nos acariciamos, en un intercambio de placer sin fin. Ella nos guiaba en las posturas para el sexo, pues nosotros éramos principiantes, ella tenía un repertorio muy amplio de formas de hacernos gozar. Probamos todas las fantasias que durante tantos años solo imaginamos, estuvimos toda la noche haciendo el amor…yo no se cuantos orgasmos tuve… Mi marido tuvo varios, seguro el se lo paso genial también, el pobre acabó rendido a la madrugada, de tanto darnos placer a las dos. Nosotras estuvimos hasta por la mañana tocandonos, besandonos, comiendonos mutuamente… Me desquite bien las ganas de besar y disfrutar de una mujer bella, fue una noche perfecta… de fantasías y de pasión, para los dos.
Por la mañana ella se fue muy discretamente…mi marido desperto…y le pregunte que si le había gustado su sorpresa…y me dijo que le había encantado que había disfrutado como nunca…Disfrutando el y viendome a mi disfrutar..mientras me hablaba me tocaba y acariciaba y terminamos haciendo el amor entre nosotros con una pasión y un fuego… como la del principio de la relación, la sorpresa fue un todo un éxito y lo volvimos a repetir después varias veces.

Espero os haya gustado nuestra experiencia, a nosotros nos cambio nuestra vida sexual. Agradecemos a la chica escort, que tanto nos ayudó y nos guió durante esta fantasía erótica, que hicimos realidad.

, , ,
Entrada anterior
Perla, una escort de lujo

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Rellena este campo
Rellena este campo
Por favor, introduce una dirección de correo electrónico válida.

Menú

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información

ACEPTAR
Aviso de cookies